Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571 – 1610)

Nacido en Milán en septiembre de 1571, el artista Michelangelo Merisi, más conocido como Caravaggio, se encuentra entre los pintores más influyentes de la historia del arte. Sus pinturas combinan una nueva forma de observación realista de los estados humanos, tanto físicos como emocionales, con el uso teatral de la luz, dotando de carácter dramático a sus obras. Fue el arquetipo de artista rebelde con vida turbulenta. En mayo de 1606, mientras trabajaba exitosamente en Roma, en una de sus múltiples peleas Caravaggio asesinó a un hombre llamado Ranuccio Tomassoni durante un duelo. Rápidamente, el Papa emitió un bando capital contra él. Temiendo por su vida, Caravaggio huyó hacia Nápoles, fuera de la jurisdicción romana. Tras varios meses, y a pesar de una próspera etapa en Nápoles donde recibió importantes encargos para iglesias, Caravaggio se dirigió a Malta, sede central de los Caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén, llegando a la isla a bordo de una embarcación de la Orden el 12 de julio de 1607. Caravaggio decidió viajar a Malta cuando supo que la Orden buscaba un pintor de cámara. El 14 de julio de 1608, tras un año en la isla, el Gran Maestre Alof de Wignacourt, aceptó a Caravaggio en las filas de la Orden como Caballero de Obediencia.

Los documentos muestran que el Gran Maestre era plenamente consciente del atroz acto cometido por Caravaggio, que debió haber impedido el ingreso del artista en la Orden. Sin embargo, el Gran Maestre consiguió un exclusivo permiso papal para aceptar al artista dentro de la Orden. Durante su estancia en Malta, Caravaggio pintó “La Decapitación de San Juan Bautista” y “San Jerónimo escribiendo”, obras que se conservan en la Concatedral de San Juan. También en esta época Caravaggio pintó “Cupido durmiendo” y “Retrato de un Caballero de Malta” (Fray Antonio Martelli), que se exponen en el Palazzo Pitti de Florencia, y el “Retrato de Gran Maestre Alof de Wignacourt y su paje”, que se encuentra en el Louvre de París.

Pero este periodo de calma relativa le duró poco, y a finales de agosto de 1608 Caravaggio volvió a complicarse, esta vez causando daños en la casa de Fray Prospero Coppini, organista de la iglesia de San Juan, e hiriendo al Caballero de Justicia Fray Giovanni Rodomonte Roero, Conde de la Vezza. Arrestado y apresado en el Fuerte de San Ángel, desdichado y sin poder pintar, Caravaggio no esperó a su juicio, y huyó del fuerte y de Malta. Durante una reunión de la Asamblea Pública celebrada en el Oratorio de la iglesia de San Juan, el 1 de diciembre de 1608, ante su obra maestra “La Decapitación de San Juan Bautista” Caravaggio fue expulsado de la Orden por “faltas a la moral y ser un miembro non grato” (literalmente, por “membrum putridum et foetidum”).