Mattia Preti (1613 -1699)

Mattia Preti fue un importante artista italiano del estilo barroco que destacó durante la segunda mitad del S. XVII. La contribución artística de Mattia Preti a la Concatedral de San Juan es reseñable, ya que pintó diversas piezas del altar además de su principal obra artística, en la bóveda de la iglesia, en la que refleja escenas de la vida de San Juan Bautista.
Preti nació en Taverna, ciudad de Calabria, por lo que es habitual referirse a él como il Cavalier Calabrese (el Caballero calabrés). Posteriormente vino a Malta, donde fue  investido como Caballero. Preti pasó la mayor parte de su vida en Malta. Falleció en 1699 y está enterrado aquí, en San Juan.

Preti estuvo en Roma hasta 1630, y se dice que su aprendizaje inicial fue con los Caravaggistas, lo que pudo repercutir en su interés permanente por el estilo de Caravaggio. Durante su estancia en Roma recibió la influencia de numerosos artistas, desde el estilo clásico de Guido Reni hasta el intensamente dramático de Pedro Pablo Rubens. Entre sus obras más importantes de este periodo se incluyen los ciclos de frescos de la iglesia de San Andrés del Valle. Entre 1644 y 1646 Preti viajó a Venecia, donde tuvo la oportunidad de observar la opulenta paleta veneciana en artistas como Veronese.

Regresó a Roma durante periodos esporádicos, hasta 1661, pintando frescos para diversas iglesias. Preti volvió a mudarse de nuevo, pasando la mayor parte del tiempo entre 1656 y 1660 en Nápoles. Allí recibió la influencia de algunos de los principales artistas napolitanos de la época y de los grandes frescos “ex-voto” sobre la plaga que había asolado la ciudad. Dichas pinturas, que se encontraban en siete puertas de la ciudad y que se fueron perdiendo con el paso del tiempo, representaban a la Inmaculada Concepción o a Santos que libraban a la gente de la plaga. Aún se conservan dos bocetos en el museo de Capodimonte, en Nápoles. Durante su estancia en Nápoles, Preti recibió el encargo del Gran Maestre Martín de Redín de pintar un cuadro de San Francisco Javier para la capilla de la Lengua Aragonesa.

En 1659 Preti vino a Malta, probablemente atraído a la isla por el mecenazgo artístico de los Caballeros de la Orden. El siguiente Gran Maestre, Rafael Cotoner, aceptó la oferta de Preti para decorar toda la bóveda de la iglesia con escenas de la vida de San Juan Bautista, santo patrón de la Orden. Posteriormente, Preti sería elevado al rango de Caballero de Gracia. También fue un cualificado arquitecto, responsable del diseño de la iglesia Sarria, en Floriana.